archivo

Archivos Mensuales: agosto 2011

Camboya se encuentra ahogada por la selva, y los templos, la mayoría de ellos abandonados en Siem Reap, están no sólo rodeados de ella, sino que también han sucumbido al poder de sus raíces, que han atravesado muros de piedra y devorado estructuras enteras dotando de casi todos los templos, especialmente estos dos, un ambiente de naturaleza dominante espectacular.

Mientras Ta Prohm es la estrella de la función y uno de los templos con más “tráfico” de visitantes por sus espectaculares ramas cubriendo todo, Beng Mealea es todo lo contrario, un templo bastante alejado del grupo principal de Angkor y que se recorre prácticamente en solitario, atravesando una ventana rota de uno de los muros y luchando contra la oscuridad de sus entrañas, un largo pasillo de piedras desmoronadas que llegan hasta el patio central del templo con la ayuda, o no, de un pequeño grupo de niños que hacen de guía entre risas, mientras te cuentan historias de tigres agazapados entre las ramas y te aconsejan qué árbol es el más fuerte para treparlo.

Es de los mayores atractivos que tienen las construcciones del imperio jemer, todavía hoy se recorren con cierta soledad, en ocasiones, una soledad completa, con sólo el sonido de la selva y el crujido del suelo al pasar las hormigas, como testigo de tu presencia.

Es mío...

Raíces oscuras

Dog in trees

Buda entre sombras

Ta Smile

Echando raíces

Beng Mealea

Muralla

Inquietante

Guía

Terrazas rotas

Mind your head

Pared decorada

Unidas

Anuncios

Tom Waits, la voz de la vida y de su paso en el tiempo.
Un icono conceptual y de diseño artístico en sí mismo.
Música con sonido a madera regada de alcohol y con una llama cercana a punto de hacerla cenizas.

A 100 metros de altura sobre la comercial Princess Street, se encuentra la que llaman la acrópolis de Edimburgo, Calton Hill, un conjunto de monumentos conmemorativos que hace también de excelente mirador, ofreciendo magníficas vistas panorámicas de Edimburgo.
Pero quizá lo que más llama la atención del lugar es el National Monument, una especie de copia del Partenón de Atenas que no llegó a terminarse por falta de fondos en su día, y que es una curiosa obra inacabada en el que la gente lee, toma el tímido Sol escocés y posa para todo tipo de instantáneas.
Uno de los lugares más célebres de la ciudad de los callejones y de las historias de fantasmas.

Cae la noche

Bagpipe

Colina

Desde Nelson

Inacabado

Columns

Ducald Stewart

Atenas del Norte

Calton Sunset Hill

Far Calton

“La broma asesina”, una de las obras más importantes de Alan Moore y posiblemente el relato definitivo entre esas dos caras de la misma moneda, Batman y Joker.
Una obra prodigiosa que nos narra el origen más posible del Joker y su descenso a la locura y su relación con Batman, que deja algunas de los momentos más recordadas del hombre murciélago.
Además, la historia da una vuelta de tuerca más a la mitología de Batman, con un enemigo terrorífico que no tiene miedo a nada y que desencadena hechos que marcarán la vida de Bruce Wayne para siempre.
Joker necesita la existencia de su total alter ego para existir, una locura alimentada de más locura, un bucle sin fin que sólo terminará cuando uno de los dos deje de respirar. Esta siempre ha sido la parte más fascinante de estos dos personajes, cada uno tiene metas diferentes pero parten de un trauma inicial que nunca han conseguido superar.

“Un mal día separa la cordura de la locura”, así de fina es la línea que el sonriente payaso se atreve a delimitar, intentando justificar sus acciones ante un Batman que es testigo de que el Joker no siempre ríe.
La tragedia de un personaje que no aguanta el peso de la vida y que sucumbe ante ella emergiendo de la forma más terrible posible, tanto física como mentalmente… en forma de sonriente payaso, total antítesis de lo que el Joker quiere aportar con el tópico de su aspecto, alegría.

Una cortísima historia que deja muchas imágenes para el recuerdo, con un Joker deseando sentirse acompañado en su propia locura torturando de manera terrible a Gordon y con un final que muestra su particular “amistad” con Batman, quizá un futuro Joker en potencia, aunque todavía no lo sepa…

“Hola.
Vengo a hablar.
He estado pensando últimamente, sobre tú y yo.
Sobre lo que va a ocurrirnos al final.
Nos mataremos el uno al otro ¿verdad?
Puede que me mates. Quizás te mate yo, antes o después.
Sólo quería sentir que había intentado hablar las cosas y evitar que ocurran.
Por una vez. ¿Me oyes?
Estoy hablando de la vida y la muerte. Quizás mi muerte… quizás la tuya. No entiendo por qué nuestra relación debe ser tan fatídica.
No quiero tu muerte en mis manos.”

Madrid, una ciudad para todos los gustos y que se adapta perfectamente a lo que uno quiera encontrar, con más atractivo si se vive que si sólo se recorre, ya que la mayor parte de los enormes atractivos de la ciudad están detrás de una puerta.
Una ciudad a la que regresar siempre, en donde aparece con facilidad lo que llevas años buscando en otro sitio y con una oferta cultural, encabezada por el maravilloso Museo del Prado, simplemente magnífica.

Retiro

Cuádriga

Reflejos Madrid

Memorial

Debod reflejado

Mano habladora

Alas

Cabezón

Agricultura

Soy de los Knicks, me gusta sufrir, y tengo este momento como uno de los más tristemente recordados de la historia del equipo de New York, cuando en el el año 1995 tuvieron en su mano el pase a la final de conferencia ante los Indiana Pacers del admirable-odioso Reggie Miller.
Una pena, porque durante esos dos años el equipo de Ewing y Starks tuvo muy cerca la posibilidad del ansiado anillo, primero en la final contra los Houston Rockets y después en este año, en el que la mala suerte privó a los de Pat Riley llegar un poco más lejos… alguna vez será.

Ese año se proclamarían campeones los Rockets, con el mítico “sweep” a los Orlando Magic de un joven Shaq y la explosión de calidad de Hakeem Olajuwon, que pasó por encima del MVP de la temporada, David Robinson, y de O´Neal, que debieron tener pesadillas con él…
Además sería el año del regreso de Jordan y el principio de una nueva era para los Bulls y de nuevos y apasionantes duelos entre los Knickerbockers y los de Jordan.