Amsterdam, ciudad de pecado y arte (I)

Europa es lo que tiene, en el mundo hay muchos destinos atractivos, pero la historia que tiene cada esquina del viejo continente rebosa cuentos y leyendas.
Amsterdam es una especie de museo flotante, una Venecia medieval menos caótica y más visceral, en donde la libertad que se respira te hace pasearla con mucha tranquilidad, sea la hora que sea.

La noche
Lo que más me gustó de esta ciudad fue la variedad, posee mucho de todo, es tremendamente caótica y pequeña, y salvo a primeras horas de la mañana lo más normal es recorrer sus calles dando pequeños pasos, esquivando tranvías, bicicletas, coches, motos, perros y gatos.
Pero su trazado más o menos lineal hace que atravesando las aceras te encuentres con lugares de maravillosa paz, con terrazas al Sol llenas de cerveza caliente y de tartas de manzana con espumosa nata.

Appel
Caminar Amsterdam es toda una experiencia ya de por sí inolvidable, sus calles rebosan bizarrismo y arte oculto entre escaparates rojos, y además esconden todo tipo de museos y curiosidades, desde arte fluorescente a joyas de la Edad Dorada pasando por barcos flotantes listos para visitar, iglesias clandestinas incrustadas en el interior de edificios y un legado de la II Guerra Mundial turbador y siempre impactante.

Ático
Hi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: