East Side Gallery

La East Side Gallery es el tramo mejor conservado del tristemente célebre muro de Berlín, que a día de hoy se ha convertido en una larguísima galería de arte al aire libre en donde admirar todo tipo de obras, algunas bastante conocidas dentro de la cultura pop y otras que sorprenden por su surrealismo.
El muro que dividió la ciudad hace años es uno de los testimonios más notorios de la Guerra Fría y los pocos vestigios que quedaron tras su caída fueron hábilmente aprovechados para crear este magnífico paseo de más de un kilómetro. Su colorido aspecto no deja de ser toda una antítesis de lo que fue en su día, totalmente rodeado de alambradas y puestos de vigilancia, pero aún así no es difícil imaginar el horror que provocó y pese a su sobriedad, posee un gran impacto, sobre todo en los tramos más abandonados y deteriorados, que consiguen transmitir cierta frialdad a la afable capital alemana.
Se puede decir que en la actualidad, afortunadamente, Berlín es totalmente lo contrario a lo que ese muro y otros obstáculos representaron, siendo una ciudad totalmente evocadora, con una variedad y estilo de vida que hacen que recorrerla sea un auténtico placer.
Puede haber ciudades más bonitas en Europa, más impresionantes por su elaborada arquitectura o por la notoriedad de sus monumentos más emblemáticos, pero la aparente sobriedad berlinesa resulta ser más espectacular que otras grandes ciudades, sobre todo por la inmensa oferta cultural que ofrece sus calles ya libres de muros o cualquier tipo de prejuicios y las joyas que oculta en sus monumentos más emblemáticos, que se han mantenido en pie soportando guerras, conquistas, reconstrucciones y el inevitable paso del tiempo y la destructiva huella del ser humano.
Este pedazo de muro que queda en pie no sólo sirve para recordar, mientras lo recorres la historia inevitablemente va narrándote su paso por Alemania, y la opresión que sufrió queda totalmente despejada con sólo girar el cuello hacia un lado y ver como la ciudad se ha recuperado, como vuelve a latir y como deja sin esfuerzo un imborrable recuerdo en el sorprendido visitante.
Un testimonio triste que parece que se mantiene en pie para recordar que no debe volver a repetirse.

Test

¿Dalí?

Pasando

El beso

Caras

Parte del muro

Gorbachov

Mauer

Against the wall

Lo que queda

Mural

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: