archivo

Archivo de la etiqueta: Camboya

Rodeas un estanque, la vegetación lo bordea en toda su extensión, un enorme pasillo empieza a aparecer a tu derecha, a veces vacío, en otras ocasiones plagado de caminantes.
Empieza a distinguirse la entrada, una torre casi destruida, otra torre… la tercera ya no la ves, a lo lejos los 5 picos del monte Meru hacen su aparición entre la fina luz de la mañana y captan toda tu atención.
En la lejanía te parecen enormes, perfectos, majestuosos y sin dejarlos de mirar vas recorriendo el pasillo.
Te paran, enseñas el pase de visita, te dan amablemente las gracias con las manos unidas, sigues adelante.
La entrada del templo frente a ti ahora sí capta tu atención, los 5 picos son tapados por ella, bajas las escaleras de piedra y observas las diferentes entradas, te decides a tomar una que está invadida por una enorme estatua de Visnú, que con su multitud de brazos y la leve luz de una vela, parece que en cualquier momento va a cobrar vida.
Te ves rodeado de oscuridad, pero la oscuridad enmarca la luz del fondo, que muestra otro pasillo y la maravilla de Angkor en la lejanía.
Poco tiempo después y según la hora y el lugar en el que te encuentres, consigues verte rodeado de Apsaras, de guerreros, demonios, dioses y ojos que todo lo ven, con el leve zumbido de libélulas de tamaño sobrenatural y el canto de los pájaros que resuenan solitarios entre la inmensidad de las galerías del recinto.
Un lugar único, que invita a ser visto una y otra vez, con miles de detalles que van cambiando a medida que la luz se vuelve más oscura.
No hay mejor lugar para contar un secreto, ni mejor lugar para perderse…

Lejano Angkor Wat

Histograma

Visnú acompañado

Angkor

Banteay Srei o “ciudadela de las mujeres”, es uno de los templos más bonitos de Camboya, de conservación casi perfecta y con una arquitectura minimalista que casi le convierte en una especie de pequeña maqueta de obras mayores o una ciudad jemer habilitada para gente de menor estatura. Prácticamente todos los recintos de Siem Reap están tan plagados de detalles que por mucho que los visites siempre encontrarás algo nuevo, aunque hayas visto esa pared, puerta o columna anteriormente, pero el detalle de Banteay Srei se lleva casi el más alto de los honores.

Ornamentado

Banteay

Barroco Jemer

Mirando al lago

Arte Jemer

Ofrendas

Puerta

Lucha

Detalles

Adoración

Serpientes

En relieve

De paseo

La poderosa entrada sur de Angkor Thom está compuesta por dos hileras de figuras enormes que retratan una de mis escenas favoritas de la ideología khmer, la curiosa representación del “batido del océano de leche”, en el que dioses a un lado y demonios a otro tiran a través de la serpiente Vasuki para obtener el néctar de la inmortalidad.
Una historia legendaria sobre el engaño y la traición, puesto que a pesar de la colaboración, los demonios no obtuvieron la parte prometida del néctar y fueron derrotados por los fortalecidos dioses.
Las soberbias esculturas parecen que retratan de manera fascinante esta leyenda, con unos sonrientes dioses que parecen tirar seguros de su lado y unos malhumorados demonios que con sus ojos desorbitados parecen reclamar el pago de su obra.
Una imagen que se repite mucho en los diferentes templos de Camboya, especialmente en Angkor Wat, con bajorrelieves dedicados a esta mitología creadora de las apsaras, las bailarinas celestiales que embaucarían a reyes y sabios.

Feliz

Hilera de caras

Tirando

Risas

Pie

Ambrosía

Demon Thom

Escultura jemer

Las puertas del Bayon

Camboya se encuentra ahogada por la selva, y los templos, la mayoría de ellos abandonados en Siem Reap, están no sólo rodeados de ella, sino que también han sucumbido al poder de sus raíces, que han atravesado muros de piedra y devorado estructuras enteras dotando de casi todos los templos, especialmente estos dos, un ambiente de naturaleza dominante espectacular.

Mientras Ta Prohm es la estrella de la función y uno de los templos con más “tráfico” de visitantes por sus espectaculares ramas cubriendo todo, Beng Mealea es todo lo contrario, un templo bastante alejado del grupo principal de Angkor y que se recorre prácticamente en solitario, atravesando una ventana rota de uno de los muros y luchando contra la oscuridad de sus entrañas, un largo pasillo de piedras desmoronadas que llegan hasta el patio central del templo con la ayuda, o no, de un pequeño grupo de niños que hacen de guía entre risas, mientras te cuentan historias de tigres agazapados entre las ramas y te aconsejan qué árbol es el más fuerte para treparlo.

Es de los mayores atractivos que tienen las construcciones del imperio jemer, todavía hoy se recorren con cierta soledad, en ocasiones, una soledad completa, con sólo el sonido de la selva y el crujido del suelo al pasar las hormigas, como testigo de tu presencia.

Es mío...

Raíces oscuras

Dog in trees

Buda entre sombras

Ta Smile

Echando raíces

Beng Mealea

Muralla

Inquietante

Guía

Terrazas rotas

Mind your head

Pared decorada

Unidas

Delicia celestial, a día de hoy es como si la viera a través de un cristal cubierto de polvo, el pasado es algo que puedo ver pero no tocar, y todo cuanto recuerdo de ella está borroso y confuso…

Angkor Beer

Una cerveza muy especial, muy ligera aunque con un sabor suave muy particular y totalmente engrandecida por el entorno en el que se encuentra.
“My country, my beer”