archivo

Archivo de la etiqueta: Sega

Muchos de los que están más cerca de la treintena crecieron en su mayor parte con una revolución llamada videojuegos.
Primero en ordenadores como Amiga, Amstrad, Spectrum, Commodore… y posteriormente en forma de consolas portátiles como Game Boy.
Pero fueron las consolas de sobremesa, junto con el PC, las que empezaron a crear mucho más que simples entretenimientos.
Mi infancia la asocio rápidamente a dos juegos, “Monkey Island” y “Sonic”, anteriormente a ellos estuvo la inolvidable Master System II y su Alex Kidd, pero fue con la Megadrive cuando el mercado sufrió un vuelco en esta materia y empezó a crear auténticas joyas.

Sonic sin duda fue una de ellas, un juego al que tengo enorme cariño y que siempre está ahí, en forma de tarareos, comentarios, recuerdos y anécdotas.
El primer juego del erizo azul es todo un clásico imperecedero, su primera fase, “Green Hill Zone” con su inolvidable melodía, seguramente sea uno los comienzo más repetidamente jugados de la historia del videojuego.

Un juego que a día de hoy es muy sencillo, pero que sigue manteniendo el encanto que sólo las obras maestras saben mantener.
El sector ha cambiado mucho en todos estos años, los nostálgicos dicen que ya no es lo que era a pesar de que siguen saliendo auténticas joyas, aunque mucho más a cuentagotas eso sí. Quizá simplemente sea que nos hemos hecho mayores, antes un videojuego era algo muy especial, mirabas su portada, quitabas el plástico con prisas y si lo comprabas lejos de tu casa el camino hasta ella se te hacía interminable por las ganas que tenías de jugarlo. A día de hoy eso no lo siento, no porque me haya desentendido del sector, al que sigo todavía con un marcaje más o menos severo, pero sin duda todo cambia y el encanto “artesanal” que tenía juegos como Sonic es muy difícil de encontrar a día de hoy.
Sí… me debo estar haciendo viejo.

Pero volvamos a la mascota de SEGA, la mítica compañía que fue la primera en caer en el sector hace unos años debido a los continuados fracasos de sus nuevas (y extraordinarias) consolas, muy adelantadas a su época y que perecieron al dominio de la Playstation.
“Sonic the Hedgehog” fue el buque insginia de la inolvidable Megadrive, consola que venía acompañada de un tal “Altered Beast”, otra auténtica fábrica de buenos recuerdos.
Mi odisea para conseguir el primer juego del erizo fue terrible, lo que más me decían era que estaba agotado, que no se podía adquirir sin la consola (posteriormente juego y consola venían en un mismo pack)
Me llegué a dar por vencido, muchos amigos sólo hablaban de los loopings, de una fase muy chunga de un laberinto bajo el agua y de un tal Doctor Robotnik, hasta que por fin un día, uno de esos amigos se aburrió de él y me lo revendió por 2.000 pesetas creo recordar…
Lo saqué de la caja, soplé el cartucho (todo un clásico que nunca se sabrá muy bien si funcionaba o no), y el resto es historia.

Seguro que muchos hace siglos que no lo juegan, pero con un solo pantallazo vendrán cientos de recuerdos. El “archienemigo” de Mario por aquel entonces corría con sus zapatillas rojas por estas inolvidables fases:

“GREEN HILL ZONE”

“MARBLE ZONE”

“SPRING YARD ZONE”

“LABYRINTH ZONE”

“STAR LIGHT ZONE”

“SCRAP BRAIN ZONE”

¡Larga vida al erizo azul!